Existen áreas sencillas en la gestión contable de una empresa que pueden hacernos pensar que nos podemos encargar nosotros mismos de llevarlas, sin embargo, nada más lejos de la realidad.

La contabilidad de un negocio es algo muy complicado que requiere la ayuda de un técnico experto que actualice constantemente sus conocimientos para realizar correctamente su trabajo de acuerdo a la legislación vigente.

Es importante contar con un buen profesional en este terreno que además nos genere confianza. Un buen contable no solo es un amante de los números, es nuestro asesor, y por lo tanto un confidente en nuestros asuntos de empresa.

Disfrutar de un buen servicio de asesoramiento financiero y contable es invaluable a la hora de solucionar algún problema o situación de este área. 

Aquí te desarrollamos 5 beneficios de contratar un buen asesor contable, aunque seguro que hay muchos más.

1.- Control integral de la contabilidad de la empresa: el asesor se encarga de controlar todas las partes de la contabilidad, quitándote así gran cantidad de preocupaciones y puede diseñar también un sistema de control de costes para la toma de decisiones financieras con más seguridad.

2.- Disponibilidad de atender todas tus necesidades con el máximo detalle. El buen asesor invierte tiempo y energía en estudiar qué necesita su cliente y asegurarse de que todas sus necesidades estén cubiertas. Esto es un beneficio único de las asesorías privadas.

3.- Seguridad Social y Hacienda: hay situaciones que se han de informar a la Administración y pueden resultar algo pesadas si las realizamos por nuestra cuenta como por ejemplo, llevar al día el pago de las cuotas, liquidación de impuestos, compras, ampliación del negocio…

4.- Soluciones ajustadas a cada cliente. Tus necesidades fiscales y contables requieren tiempo y paciencia para evaluar todos los factores antes de proponer una solución adecuada. Al contratar un servicio de calidad, el asesor tiene la capacidad de conocer los detalles y familiarizarse con el cliente, la confianza es clave en estos casos, para así ofrecer la mejor opción para alcanzar los objetivos del cliente.

5.- Toma de decisiones importantes, como solicitar un crédito bancario o subvención, crecimiento del negocio y todo lo que conlleva (nuevos empleados, nueva maquinaria, nuevos socios, nueva forma jurídica…), lanzar nuevos productos o servicios, comprar otra empresa o vender la propia… Son decisiones que pueden cambiar el rumbo del negocio y afectar a la estructura financiera del mismo. El asesor no solo te ayuda en la toma de las decisiones, sino que verá también la letra pequeña, viendo lo que a los demás se nos escapa.

Compartir:

Categorías